Descripción

Sin lugar a dudas, es un albariño “auténtico”, esos que de verdad nos muestran la frutosa y exuberante personalidad de la uva gallega por excelencia, sus verdaderos aromas y carácter.

Estamos ante un blanco muy expresivo, personal, sugerente, completo y estructurado, como siempre con una presentación excelente en elegante y estilizada botella “especial borgoña”.

Fiel a un estilo invariable, su complejidad aromática sorprende y es de agradecer.

Una cualidad a la que une su probada capacidad de envejecimiento que le convierte en uno de los albariños con más vida por delante.

Nota de cata

Fase visual

De color amarillo dorado, es intenso, brillante y con una ligera burbuja que muestra su juventud.

Fase olfativa

En nariz destacan las notas florales y frutales con matices de miel. Su sabor a manzana y la suave acidez final que inunda el paladar con su frescor.

Fase gustativa

Presenta una boca envolvente, con una acidez bien integrada y larga retro nasal donde persisten sobre todo la fruta de pulpa blanca.